Cómo tener éxito en el aprendizaje

Art work by Milena Milev

 

¡6 puntos esenciales!

He sido maestra durante los últimos 17 años y he dedicado mucho tiempo a ser buena en esto.

Cuando decidí aprender a tocar el violoncelo con 35 años, rápidamente me di cuenta de que a pesar de que un buen maestro, ciertamente ayudaba, era yo quien estaba haciendo todo el arduo trabajo.

Comencé a pensar, leer y preguntar sobre lo que podemos hacer para ser un buen “estudiante”. 

Aquí está lo que descubrí…

1. PERSEVERA

Ante todo, tenemos que perseverar. Tenemos que ser CONSTANTES. Debemos SEGUIR ADELANTE.

Tenemos que comprometernos tenazmente con lo que hemos elegido hacer.

¿Por qué es tan difícil?. ¿Por qué nos puede llegar a frustrar tanto el proceso de aprendizaje?.  ¿Por qué empezamos cada año con buenas intenciones que nos abandonan antes de alcanzar nuestras metas?

Creo que es en parte porque queremos ser perfectos.

¡Lo primero que necesito aclarar aquí es que la búsqueda de la perfección es una locura!. A medida que vamos mejorando en el ámbito que hemos escogido, nos volvemos más exigentes con nosotros mismos, lo que significa que nunca alcanzaremos ese estado deseado de perfección, ¡porque sus parámetros están constantemente evolucionando, a penas a un paso de nuestro alcance!

Piensa acerca de esto como si intentaras navegar hacia el horizonte … NUNCA conseguiremos llegar hasta allí.

A menudo olvidamos esto, sin embargo, y aún con todo, queremos ser capaces de dar una presentación convincente en otro idioma, tocar una pieza musical compleja, jugar una partida ganadora de golf, gestionar un negocio altamente exitoso o hacer el Salamba Sirsasana tan bien como nos imaginamos.

La mayoría de las veces, no podemos. Esto nos hace sentir alejados del objetivo final que nos hemos propuesto. Es desmotivador, decepcionante y nos hace cuestionar el objetivo de nuestro esfuerzo.

ME ENCANTA todo lo referente a mi experiencia con el violoncelo, aún así, a menudo tengo la impresión de que nunca voy a poder tocar al nivel que me gustaría y entonces ¡¿¡¿por qué me voy a esforzar?!?!

Para algunos de mis alumnos, a los que NO LES GUSTA aprender inglés, atravesar esta etapa es incluso más difícil.

¡En esos momentos, se vuelve fundamental el hecho de que nosotros… NO ABANDONEMOS!. ¡NO nos rindamos!

Hay muchas cosas que puedes hacer para atravesar estos tiempos oscuros [click here for some tips]

Lo mejor que podemos hacer en estos momentos es …

2. INSPIRARNOS

No puedo dejar de enfatizar suficientemente la importancia de sentirse inspirado.

¡Esto repercute en todos los aspectos de la vida!

Cuando estamos activos y significativamente comprometidos no sólo disfrutamos más aquello que realizamos, sino que también lo asimilamos más.

Como “alumnos”, necesitamos estar seguros en sintonizar con aquello que desarrollamos.

Necesitamos mantener el proceso de aprendizaje sintiéndonos frescos y dinámicos.  Necesitamos buscar activamente las cosas que nos interesan.

Necesitamos asumir el control de nuestro progreso convirtiéndonos en autodidactas.

Necesitamos preguntar a la gente que admiramos y hacer sugerencias a nuestros profesores.

Necesitamos descubrir lo que está en consonancia con nosotros.

Esta indagación no sólo hará que nuestro aprendizaje sea más relevante sino que también tendrá la ventaja adicional de mantenernos completamente comprometidos en lo que estamos haciendo. Esto nos prevendrá el pensar en las metas que nosotros mismos nos marcamos y que tan a menudo nos distraen del proceso de aprender.

Al mantenernos inspirados, nos aseguramos que durante el tiempo que dedicamos a aprender, ya sea con nuestro maestro o a solas, nuestra atención estará en lo que verdaderamente estemos haciendo y no en lo que queremos ser capaces de hacer.

¡Y por supuesto, la única manera en que vamos a poder acercarnos a aquello de lo que queremos ser capaces de hacer es dedicándonos a lo necesario para llegar allí!.

Si queremos  verdaderamente tener éxito, necesitamos trabajar para convertirnos en buenos estudiantes, eficaces y eficientes.

Lo lograremos trabajando en nuestra capacidad para ..

3. ENFOCAR

En mi experiencia como estudiante de violoncelo y como maestra observando a mis alumnos intentando aprender inglés, una concentración absoluta en una tarea determinada es algo increíblemente difícil de lograr.

Todos nosotros tenemos diálogos internos que nos distraen constantemente. Quizá estamos pensando acerca de la importante reunión que tenemos por la mañana o en lo que deberíamos haber dicho en la última pero no dijimos. Quizá estamos pensando lo buenos que queremos ser y lo lejos que estamos de ese punto. ¡Quizá estamos pensando en lo que queremos para cenar!

Ninguno de estos pensamientos tiene lugar en el tiempo que asignamos a aprender. Ninguno sirve.

Sólo nos distraen de lo que deberíamos estar haciendo y en el caso de la autocrítica negativa, a la cual pienso que todos los estudiantes se han sometido en algún momento, esto sólo puede perjudicar a nuestro desarrollo.

Tenemos que aprender a desactivar todos los diálogos interiores y estar presentes verdaderamente en nuestros esfuerzos.

Necesitamos trabajar para poder enfocarnos si vamos a convertirnos verdaderamente en grandes “estudiantes”.

Es sobradamente conocido que los resultados de tal concentración intensa son asombrosos.

Todos nosotros deberíamos comprometernos con nuestra área de aprendizaje y dedicar algún tiempo de completa concentración cada día. A mis estudiantes les pido 20 minutos al día de su completa atención. Lleva un tiempo acostumbrarse a concentrarse con tal intensidad pero FUNCIONA. Puedo dar fe de esto tanto como profesora, como alumna. También puedo asegurar que es algo de lo que todos nosotros somos capaces.

Integrando la perseverancia a nuestras actividades, encontrando canales disponibles de inspiración y aprendiendo a enfocar como el mismísimo Buddha sería genial, pero lo que nosotros en realidad necesitamos hacer ahora es …

4. ACEPTAR

Esto es difícil de digerir, pero también increíblemente liberador una vez que haya sido asimilado.

¿Listo?

Sé, como violoncelista que comenzó a tocar con 35 años, que NUNCA dominaré el violoncelo de la manera en que Pau Casals lo hacía.

¡Esto es devastador e increíblemente descorazonador!

PERO … es un hecho inalterable.

Así que ¿qué podemos hacer con esta información?

Personalmente, he aprendido a no exigir de mí cosas totalmente irreales, como ser capaz de tocar como Pau Casals!

Lo mas importante, he aprendido a cambiar mi patrón de pensar acerca de eso. Ha ido desde “¿Por qué no comencé antes?” y “Nunca serás tan buena como Pau Casals” hasta “¡Vaya!…mira lo que has logrado” y “Quien habría pensado alguna vez que llegarías tan lejos”.

Estoy realmente orgullosa hasta donde he llegado con el violoncelo y me recuerdo a mí misma el progreso a menudo.

Como dueña de un nuevo y pequeño negocio (¡aquí también estoy descubriendo de que todo se trata de aprender!) sé que nunca tendré la presencia Internacional de IH o The British Council.

¿Acaso esto devalúa lo que hago? ¡NOOOO!!! ¡Mi contribución es igual de valiosa, aunque no sea tan grande!

Muchos de mis estudiantes de inglés se sienten frustrados con su nivel. Los estudiantes que comenzaron a aprender de adultos, que nunca han vivido en el extranjero o nunca tuvieron un amante que hablara inglés, (¡lo cual parece absolutamente la mejor manera de aprender cualquier idioma!) a menudo se sienten descorazonados, frustrados y desmotivados.

Os invito a mirar todo lo que habéis logrado en lugar de todo lo que no tenéis.

Seamos sinceros, no todo el mundo va a llegar a ser Pau Casals, Shakespeare o el hombre que fundó IH.

Y está bien.

Es importante para nuestra salud mental aceptar nuestra posición en el gran esquema de las cosas y aprender a estar bien y en el lugar correcto de nuestro camino en cualquier momento. ¡Sin embargo nunca podemos usar esto como una excusa para no intentarlo con fuerza!

Ahora es el momento de….

5. SER AUDAZ!

Necesitas desafiarte si quieres progresar.

Necesitas ponerte en situaciones de riesgo. ¡Necesitas estar abierto a experiencias donde tu ritmo cardíaco se intensifique con los nervios!

¡Aquí necesito enfatizar que cuando saltes atrevidamente allí dónde nunca has estado antes, no debes usar la experiencia como forma de torturarte sobre lo malo que eras!.

Entra en esto con la menor emoción posible.

Obsérvate a ti mismo neutralmente.

Si te equivocas, lo cual es muy probable que ocurra, corrígelo, hazlo bien la próxima vez y continúa.

¡No pierdas el tiempo regañándote a ti mismo! No vale la pena

Para mi 40 cumpleaños me regalé un año en la academia de música El Liceu en Barcelona. Fue un año estimulante pero también petrificante en muchas formas. El momento más desafiante fue actuar en el gran escenario del teatro del Liceu. Me había preparado para eso lo mejor que había podido pero estaba, cómo es comprensible, terriblemente nerviosa. Una vez hube logrado sobreponerme al impacto inicial de estar en un escenario donde músicos que admiro habían tocado y además con miles de ojos puestos en nosotros, me concentré en el trabajo a llevar a cabo y todo fue bien y …… no me morí! Sí, cometí algunos errores, pero también hubo momentos hermosos y esto me ayudó a identificar lo que necesitaba mejorar.

Lo más importante: la experiencia me empujó a querer ser mejor.

A una alumna mía de inglés se le pidió recoger en el aeropuerto a algunos artistas británicos que actuaban en un festival del centro de Barcelona. “¡Tendré que hablar con ellos todo el trayecto!” me dijo nerviosamente y con miedo en su voz. Estaba asustada pero se sobrepuso. Después me dijo “El próximo año quiero ser capaz de hablar más con ellos”.

Esto es lo que yo he experimentado y he visto continuamente.

Cuando nos ponemos en situaciones que nos dan miedo, posteriormente queremos repetirlo.

Queremos hacerlo de nuevo. Queremos otra oportunidad para mejorarlo.

Estos retos que nos proponemos nos conducen al deseo de ser mejores.

Y esto es una gran motivación.

La cual nos lleva a nuestra esencia final.

6. CONOCER LA RAZÓN

¿Por qué aprendemos lo qué estamos aprendiendo?

Para mucha gente aprender inglés podría ser un medio de conseguir un trabajo mejor que ayude a tener una vida mejor para su familia.

Aprender karate podría ser un sueño de la infancia.

Aprender como montar un negocio podría ser tener mayor autonomía sobre la gente con quien quieres trabajar.

Sean cuales sean tus razones para aprender lo que estás aprendiendo, estudiando lo que estás estudiando, haciendo lo que estás haciendo son válidas e importantes y las deberías recordar constantemente.

Cuando el camino se ponga difícil acuérdate porqué iniciaste tu búsqueda.

¡Y luego regresa al número 1!